martes, 17 de febrero de 2009

LA MUERTE COMO ESPECTACULO

LA MUERTE COMO ESPECTACULO


Cuando hace quince años las niñas de Alcacer fueron secuestradas, violadas y brutalmente asesinadas, pudimos contemplar el circo mediatiaco que se organizo,sacando las cámaras de televisión a la calle que semejaba un gigantesco plató, donde el dolor de los padres y familiares era aderezado con la publicidad, conviertiendo asi, un hecho terrible como es la muerte de tres adolescentes en carnaza para los medios de comunicación. Las criticas no se hicierón esperar, y tras pasar mas de una década de todo aquello, yo creía (ilusa de mi) que los llamados profesionales de un medio tan poderoso como es la televisión habrían reflexionado y entonado el mea culpa tras este escandalo monumental, pero que va, siguen haciendo de la muerte un espectáculo.


Desgraciadamente, el domingo día 15 por la noche, pude comprobar una vez mas, que con tal de tener audiencia (en este caso tele-5-) no reparo en hacer espectaculo de algo tan doloroso como es el asesinato de una chica de 17 años llamada de Marta del Castillo, a la que un canalla le arrebato la vida cuando tan solo habia empezado a transitar por ella (D.E.P.), pero lo triste es constatar, como las personas allegadas a ella con tal de tener su minuto de gloria se prestan a hacer de comparsa en un lamentable espectaculo,convirtiendo aquello en una especie de corte de los milagros. Senti tanta vergüenza y asco, que me pregunto si todo vale para ganar dinero, si se puede jugar con el dolor de los demas para llenar minutos de televisión y engrosar las arcas de la cadena y del presentador; la respuesta desgraciadamente creo que es, si.


¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Que asco y que pena!!!!!!!!!!!!!

sábado, 7 de febrero de 2009

APLÍQUESE AL GUSTO


Liderar y envidiar, no es vivir en paz.

Vivía en la propia casa, de un señor muy opulento, un zapatero contento, con su suerte muy escasa.

Cantando pasaba el día, siempre alegre el zapatero, si le faltaba dinero, le sobraba la alegría, y al rico desesperaba aquel eterno cantar, que dormir ni descansar ni un momento le dejaba. ¡¡Yo te haré callara, bribón!! Y mataré tu alegría –dijo el ricachón un día- harto de tanta canción.

Y al zapatero, su vecino hizo llamar al momento, el que cantando y muy contento, al ver al ricachón, vino al momento.

- ¿Cuánto al año ganas? Le dice.

- No llevo cuenta, es según se me presenta. Unos menos y otros más.

- Pero ¿aproximadamente?

- No lo sé, señor.

- Me es extraño…

- Yo comiendo todo el año, ya está mi cuenta al corriente. Tengo dinero, lo gasto, no lo tengo, no me apuro, mi alimento es seguro. Alegría a todo pacto, si trabajo y buen humor, no envidio a gente rica, pues nunca gasto en botica, ni visitas al doctor.

- Mas… ¿si hallaras por azar un fortuna algún día, creo que te gustaría?

- ¡¡Toma!! Pues no me habría de gustar…

- ¡¡Pues toma!!

Y repleto de dinero, puso en su mano un bolsón.

- ¿Y esto a qué santo es presente?

- El que yo te he querido hacer, por el gustazo de ver como vives grandemente.

Agradeció y sin cantar. Volvió el bueno hombre a su hogar con su bolsón de dinero, dueño de tal cantidad, que nunca vio mayor. Perdió el hombre el buen humor, y la dulce tranquilidad. Desde entonces siempre temiendo, siempre vigilando alerta, siempre atrancando las puertas, siempre de las gentes huyendo, sin sueño por reposo a cantar ya no volvió; y bien pronto comprendió que, antes era más dichoso.

¡¡Jesús!! En hora menguada -se dijo el zapatero- tomé el dinero que me dio este caballero, y no me sirve de nada. Para qué quiero este oro si desde aquel triste día, he perdido la alegría, y de salud un tesoro.

Y cogiendo el bolsón, a casa del rico fue con el propósito de ir a hacer la devolución.

- Tome – le dijo- aquí está el oro que usted me dio. Le agradezco la merced, pero no la quiero ya.

- Pero, ¡¡tú eres un borrico!! ... No vi dilate mayor…

- Para ser feliz, señor, no necesito ser rico, con poco vivo aquí abajo mientras Dios no me llame arriba. Sólo quiero mientras viva: Paz, salud y trabajo. En esta breve existencia, niños hay que procurar, tener paz en el hogar, en reposo la conciencia, y afición a trabajar.

miércoles, 4 de febrero de 2009


  • Una idea original del cofrade Gonso...