miércoles, 28 de enero de 2009

¿Ser racional?


Existe o no; existen o no... Dios y extraterrestres se disputan la existencia en la mente humana (de algunos).

¡¡Debemos unirnos todos!! –supongo que se haría y diría ante una invasión, y no celestial- Ya no vale mirar razas, religiones, rivalidad…Es preciso la unión mundial para hacer frente a los invasores –y de cuando en cuando alguna plegaria de “Dios mío, ayúdanos”- Los héroes saldrían flotando sus capas y sus ajustadas botas; para los más sinvergüenzas sería el momento ideal para hacer honor a su mísera mente, es decir, lo típico como siempre ante cualquier desgracia.

Ante una evacuación –primero niños y mujeres, y si están embarazadas mayor privilegio, y en la mente de más de una algo así como “uis…y yo que pensaba abortarte…”-

Tranquilos, ya pasó todo… Ha sido un mal sueño, un producto de su imaginación, ya no tienen de qué preocuparse, ni existen los extraterrestres, ni existe Dios, pero no olviden que nosotros seguimos aquí…Así que: ¡No se vayan todavía, aún hay más!

El gran “ser humano” se otorgó en nombre y poder -de no sé qué o quién- a borrar o poner según su imagen y fantasía, así quedó desterrada la palabra “verdad”, porque se descubrió que la “verdad” no existe, y lo que se pueda parecer a ella, es relativa.

Del mismo modo ocurrió con el “derecho” pues para que éste se exista, y aplique, han de darse una serie de circunstancias, según un infinito número de artículos, según sea penal, social o judicial, y por supuesto teniendo muy en cuenta tu “política”.

Así que el “raciocinio” es igualmente relativo, máxime si tenemos presente que todo sigue siendo un producto mental, porque en sí el ser humano no es más que un producto mental.

Obviamente, si todo es mental y químico, sólo los románticos -que no es más que otra invención literaria-, pueden pensar que exista el “amor”.

Por lo tanto qué puede quedar para una palabra inventada como “libertad”, que no es más que una inmortal, perseguida y deseada palabra en nuestro baúl de utopías.

Pero, ¡no se vayan todavía, aún hay más!

Con todo este material en las manos, quién puede dudar de que exista lo contrario a lo anteriormente definido, es decir: hambre, guerras, odio, envidia, muerte, violación, falsos testimonios, incompetencia, pasividad, deshonor, desvergüenza, indignidad, impotencia, injusticia, esclavitud, … Nada de esto es producto de nuestra imaginación. Existe. Luego si existe, es verdad. Luego existe la verdad.

Y verdad es que, para que exista la sombra, antes ha de estar la luz. Pues si existe el Mal es para jorobar al Bien. Luego, es Vedad que existe ÉL.

Muchos ponen gran empeño en romper o apagar como sea dicha “Luz”, lo curioso es que la gran mayoría son los mismos que gritan un ¡no a la guerra! cuando permiten un aborto, o un grito a la libertad cuando aprueban EpC… ¿Dónde están esos “grandes” abogados que supuestamente luchan por la “verdad” el “derecho” la “libertad” la vida”..? ¿Dónde también esos “grandes” profesionales de sanidad dispuestos únicamente a salvar vidas pero que realizan abortos y eutanasias por el D. Din? ¿Dónde esos profesionales del aprendizaje y la enseñanza en la formación de los jóvenes? ¿Dónde ese ser “humano”? capaz de matar por defender y justificar sus convicciones sin escuchar a los demás.

Pues la “Luz” si existe, y es verdad; es sólo que los apagados que duermen en la oscuridad, somos nosotros.

6 comentarios:

marbal dijo...

¿Que es lo racional y lo irracional? ¿existe la verdad o existe la certeza? ¿es lo mismo, una cosa que otra? Algo puede ser verdad y nosotros no tener la certeza de que lo sea, pero no por eso dejara de ser cierto y existir.

Nos llenamos la boca hablando de la diferecia existente entre animales racionales e irracionales; los primeros se supone que andan a cuatro patas, no tienen el don de palabra, y para algunos no merecen ningún respeto, pero ellas/os matan para alimentar a sus crias, las protegen y, Ay de aquel que ose atentar contra sus cachorros, porque no saldrá vivo del intento¿Y que hace el animal racional, el gran homo sapiens? pues asesina a sus propios hijos antes de nacer, mata a otros seres para hacerse con mas poder, engaña, miente, destruye, y todo esto, como tu dices, solo por mor del dinero, con el que compra voluntades y conciencias para dominar a los demas; saben que actuan malpero no les importa, todo vale para conseguir sus fines, que no son otros que imponer sus ideas a costa de lo que sea.

¿Puede el ser humano con todos sus defectos; maldad, hipocresia, odio, avaricia, etc,etc ,etc, haber sido creado por Dios? Yo no lo sé, no estoy segura; pero como decía al principio, no tener la certeza no quiere decir que no sea verdad.

Lylo dijo...

Gracias Marbal!! Mucho mejor que yo, lo has dejado expresado tú, más esplícito y breve.
Gracias. Un beso.

Lylo dijo...

Uisss!! corrijo: Explícito. Perdón.

Natalia Pastor dijo...

"¿Puede el ser humano con todos sus defectos; maldad, hipocresia, odio, avaricia, etc,etc ,etc, haber sido creado por Dios?",pregunta Marbal.
Desde mi condición de catoólica respondo que si.
Sucede que en el hombre habita el bien y el mal,la capacidad para inclinarse de un lado o de otro,el libre albedrio que nos otorga el poder elegir nuestro destino y nuestras acciones.
Cierto es,que cada acción no sólo viene planteada por la decisión tomada,si no también por las circunstancias que rodean al individuo.
Pero yo,sigo pensando,(llamarme ingenua...)que el ser humano es intrínsecamente bueno.

deValero dijo...

Queridos amigos:

RADIO-BLOG está en el aire. Es una nueva rampa de lanzamiento de misiles. clika aquí y ya me dirás que te parece la idea.

http://devalero.blogspot.com/

mis saludos
José Luis

marbal dijo...

Natalia: Como me gustaría poder coinidir contigo y tener la certeza de que el ser humano es bueno; yo creo que el día a día nos demuestra lo contrario, y no hay nada que me entristezca mas que tener que reconocerlo.Por desgracia,ahi tenemos los ejemplos a lo largo y ancho del mundo de esta maldad con infinidad de guerras solo por la avaricia de tener mas poder y dominar a los demas.

Es triste, pero es la realidad que yo percibo.