sábado, 5 de julio de 2008

La vida de una máquina

Varios de los ingenieros de una empresa, se comprometieron a colaborar con su
empresa creando una nueva maquina. 
Para ello se organizaron en parejas. 
Cada una de estas parejas cogió papel y lápiz y se pusieron a diseñar su propia máquina.
Sin embargo, ya desde el primer día, la mayoría de las parejas de ingenieros fue
olvidándose de ese compromiso, poniendo para ello las más peregrinas de las excusas. 

Solo una pareja decidió seguir adelante con el compromiso. Durante nueve días 
estuvieron, de manera ininterrumpida, dibujando como iba a ser.
Pasados esos nueve días, se pusieron a montar pieza a pieza esa máquina. A pesar de ser 
ellos quienes quisieron aportar esa nueva máquina, la junta general de accionistas no les 
dejó que la montasen de la forma y manera en la que ellos tenían pensado hacerlo, y 
tuvieron que aceptar la injerencia de estos.
Después de bastantes meses de montaje la máquina estaba en condiciones de producir.
El que se hubiese tenido que hacer siguiendo las instrucciones dadas por la junta general 
de accionistas hizo que aunque la máquina era operativa, no fuese capaz de aportar todo 
lo que sus dos creadores hubiesen querido.
A pesar de que el consejero delegado decía que lo hacían porque ellos sabían mejor que 
los ingenieros cuál era la mejor forma de montarla, lo que estos querían dejar claro es 
que los dueños de la empresa eran ellos, y que incluso lo que ideasen cualquiera de sus 
trabajadores era de su propiedad.

Esta máquina estuvo cumpliendo su función, la que quisieron los consejeros, durante 
mucho tiempo, sin ningún tipo de problemas. Pero llegó el momento en el que se 
decidió cambiarla por una nueva.
.
La política de la empresa hasta ahora era la de aprovechar todo lo aprovechable de sus 
viejas máquinas. El que tuviesen averías, o se hubiesen sustituido por otras más 
modernas no las hacía completamente inútiles.
Pero de manera inesperada, el Director General decidió cambiar la política de la 
empresa. En lugar de conservar en las mejores condiciones posibles esa máquina, se 
decidió que era un estorbo, y que lo mejor era llamar a chatarrerías Montes y que la 
retirasen.


¿Estamos dispuestos a ser como esta máquina?
Pues con el aborto, la epc, y la eutanasia, es lo que la izquierda quiere que seamos.
En cualquier momento de los nueve meses de gestación podremos ser asesinados.
Durante nuestra formación nos moldearan para que seamos como ellos quieran.
Y cuando ya no les seamos útiles nos quitaran definitivamente del medio.

¿Nos tendremos que declarar simios para tener derechos de verdad?

5 comentarios:

marbal dijo...

Fecaji; Eso es exactamente lo que el zarrapastroso y sus secuaces persiguen, una sociedad alienada, donde cada persona sea una máquina que les obedezca sin rechistar y que cuando ellos lo crean conveniente eliminarla sin mas, tendremos menos derechos que algunos animales, porque a cualquier cria de cualquier animal se le proteje, pero a los niños se les elimina.

Lo grave de todo esto es que, la mayoria de la sociedad esta adormecida y de acuerdo con todos estos despropositos.

Santiago Chiva de Agustín dijo...

Hola.. El doctor Montes pide ahora la legalización del "suicidio asistido" y la eutanasia activa. Lo que no entiendo es por qué calló su opinión cuando fue procesado por las sedaciones irregulares. Finalmente no se le condenó porque no fue posible probar el delito al no haber posibilidad de hacer autopsias, a pesar de lo cual el juez afirmó en su sentencia que este doctor realizaba una mala práctica médica,
El manifiesto de Montes acaba con una frase de la Biblia: "Todo tiene su tiempo… tiempo para nacer, tiempo para morir…" Pero morir es distinto de matar y ser matado. Eutanasia es ser matado y sobre todo, involucrar a un tercero en tu muerte. Por motivos supuestamente humanitarios, con aceptación del paciente, pero al fin y al cabo, matar. Si hablamos con rigor hay más posibilidades de llegar a la verdad en el debate.
Gracias por darme la oportunidad de opinar. Saludos desde Granada
Santiago
http://opinionciudadano.blogspot.com/

Fecaji dijo...

Santiago, no les interesa hablar con rigor. Tienen que tergiversar el lenguaje para hacer no solo aceptable, sino deseable, la cultura de la muerte que pregonan con tanto énfasis.

Tú lo dejas claro con la cita que dijo Montes.
Si hiciesen caso a esa frase no defenderían ni el aborto ni la eutanasia. Ambos asesinatos lo que hacen es modificar a gusto de unos el tiempo de nacer y morir de otros.

José Manuel dijo...

Saludos Bettina, eran muchas las cosas que me preguntabas por lo que he decidido hacerlo por correo.
Un abrazo

herreria dijo...

Me temo que sí Fecaji, cualquier cosa menos seres humanos.