domingo, 11 de mayo de 2008

Desayunando monarquía

Esta mañana mientras tomaba un café me vi sobresaltado por una noticia en la portada de El Mundo que me remitía a la página 11 del mismo, en la que una crónica recogía declaraciones de Su Majestad en las que decía caerle bien el presidente del gobierno, J.Luis Rodriguez Zapatero y decía: “Zapatero es un hombre honesto, íntegro y recto”, añadiendo después que “...sabe muy bien lo que tiene que hacer y no divaga, pese a lo que cree la gente”.

Tras pensar, muy brevemente que semejantes afirmaciones pudieran deberse a la reconocida afición de los borbones, a las bebidas alcohólicas y no siempre con moderación, descarté tal posibilidad, simplemente haciendo memoria de los hitos en el real “curriculum vitae” que parecen estar en total sintonía con lo manifestado últimamente por el rey.

Por si le quedaba a alguien alguna duda al respecto, éstas reales opiniones acerca de nuestro gobernante y su peculiar idea de España, son la confirmación de algo que todo español medianamente informado ya debería saber desde hace mucho y es que Su Majestad viene siendo, desde el inicio de su reinado e incluso antes, el principal impulsor de los cambios operados en España, tanto en el órden interno como en su proyección internacional, ya sea de “motu proprio” o haciendo suyas aspiraciones y estrategias de otros poderes.

Así, cuando, aún en vida de Franco, se entrevistó en el mayor secreto con Santiago Carrillo en París. Cuando, con Franco agonizante y en calidad de Jefe del Estado, en funciones, regaló la provincia española del Sáhara a su amigo y colega Hassan II de Marruecos, al que nuestro monarca llamaba su “hermano mayor”, renunciando a cualquier defensa tanto militar como diplomática de nuestra legítima soberanía sobre ese territorio español y dando órden de abandonarlo; fué la vergonzosa “operación golondrina”.

Asimismo, cuando recién coronado rey, inició un periplo de visitas a todos los rincones de su reino, siendo él, quién durante el mismo, pronunció por primera vez, la palabra “autonomía”, empleándola con especial énfasis en las regiones de Cataluña y Vascongadas.

Mas tarde, en 1978, juró la constitución actualmente vigente, cuyo espíritu y letra son frontalmente opuestos a los de la anterior constitución, la de 1962 que era, “de facto”, una constitución, aunque tuviera la denominación de “Leyes Fundamentales del Reino” y que también había jurado, con igual entusiasmo, solo diez años antes, como condición “sine qua non” para poder ser designado heredero a título de rey, de la Jefatura del Estado.

De su papel estelar cuando de lo que se trató fue de dar un golpe militar con intención de que fracasase, para desactivar otro, éste en serio, que se estaba terminando de gestar y era inminente y con esto, de paso, vacunar al ejército contra nuevas pretensiones en ese sentido, ya se ha hablado bastante, por lo que no abundaré en ello.

Lo que si quiero recordar es la facilidad y carencia de conflicto de conciencia con que ya con el partido socialista en el poder, sancionó la Ley de Despenalización del Aborto.

Parece ser que también, algo tuvo que ver en el hecho de que Jose María Aznar no decretara el estado de excepción el 11-M. inmediatamente después de los atentados, como aconsejaba la prudencia, tal como se hizo en Estados Unidos tras el 11 de septiembre. Esa declaración de estado de excepción, de haber tenido lugar, habría impedido, seguro, la manipulación política que hicieron de los atentados ciertos medios de comunicación en colaboración con los partidos de izquierda y que resultó decisiva para el vuelco político en las elecciones generales de marzo de 2004.

Por fin, llegamos mediante este ejercicio de memoria histórica al momento actual y con él a las declaraciones con que esta mañana me desayunaba, como glorioso colofón de una clara y bien definida trayectoria; trayectoria que forzosamente me hace recordar también aquella frase de Castelar: “el destino de los borbones es fomentar la revolución, para después morir a manos de la revolución, por ellos fomentada”.

Sin ponernos tan fúnebres como don Emilio, hay que reconocer que la simpatía y favorable juicio del monarca hacia Rodriguez Zapatero, conlleva la aprobación del panegírico que éste hace de la genocida segunda república española y su bandera tricolor, como ella, de inspiración masónica, así como de las aspiraciones republicanas de quienes, con el aliento del actual gobierno, se manifiestan enarbolándola.

Alguien podría contestar a lo hasta aquí expuesto que quizá cabría, la remota posibilidad de que las declaraciones sorprendentes hechas por el rey, sean exponente de lo contrario de lo que enuncian, esto es, “al revés te lo digo para que me entiendas” y que fueran, por tanto, el anuncio de alguna acción drástica de frenazo en nuestra carrera hacia la autodestrucción de España, frenazo que en estos momentos, sólo el rey estaría en condiciones de poder dar; pero en ese sentido debo decir que cualquier argumento de ciencia ficción o cuento infantil lleno de gnomos y duendes me parece mas creible. Desgraciadamente, lo sentenciado por Emilio Castelar, tiene plena vigencia.

4 comentarios:

Cowgirl dijo...

Que Dios se ampare de España porque los que estan en el poder solo la quieren destruir. Hasta JC rompe el protocolo para alabar al que le asegura su sillon. Pena de pais.

Alawen dijo...

Tann
Menudo desayuno, no ha sido precisamente muy digestivo.
Yo, como bien sabes, soy republicana y de derechas. Y amante de la ciencia-ficción, pero en este caso me temo que Bourbon ha hablado con plena conciencia de lo que dice, y ha dado un espaldarazo a la política de Zejas.
Muy buena entrada, excelente.

Bettina dijo...

Querido Tann:

Qué buen artículo haz escrito,tienes una natural inclinación y te felicito...!
Verdaderamente,de hace un tiempo a ésta parte que vamos conociendo al rey (con minúscula !)y su cobarde e interesada actitud es aún más delictiva(su juramento...)y decepcionante porque "era" un rey para TODOS los españoles,sea de la ideología que fuera."ERA" el indicado para unir,"era" el remanso de paz, del entendimiento, pero sin dejar de lado la unidad de ESPAÑA (con mayúsculas!)"era" el encargado de emitir ése justo acento en tal o cual declaración política en la que nunca debió dejar de lado..."era" ésa justa frase, a tiempo y colocando cada cosa en su sitio de España.....
"Era" y ahora....."es".....nada....!! solo un gasto más para las arcas del estado!

Tannhäuser dijo...

Alawen y Bettina:

Me alegro que os haya gustado mi artículo. A continuación, añado, como complemento al mismo, una cita que en su momento, colgué en el blog de Carloscc, acerca del orígen de la dinastía borbón.

"Al lado del demente se sentaba su hijo Luis de Borbón, que era cojo, defecto que, al parecer, siempre le había impedido atacar en los combates, pero no huir, como demostró en la batalla de Courtrai. Desgarbado, contrahecho y cobarde, el borbón tenía, como contrapartida, clarividencia, así que acababa de acercarse, como siempre, al partido mas fuerte.

De éstos dos príncipes, flaco uno de cabeza, otro de piernas, descendería la larga dinastía de los borbones."

El párrafo que he transcrito, está tomado de la hexalogía titulada: "Los Reyes Malditos", de Maurice Druon; historiador que fué ministro de cultura con De Gaulle.

"Los Reyes Malditos", 4º tomo: "La Ley de Los Varones" Pg 98 de la edición del Círculo de Lectores ISBN 84-226-0412-4 Barcelona 1975.

Pues por lo que dice Maurice Drouon, parece que ya por el siglo XIV los paleoborbones apuntaban maneras. ¡Vaya tropa!.