martes, 18 de marzo de 2008

Paren el carro, que el gasoleo está caro.

Lo primero de todo es ser educado, y darle las gracias a Alawen por permitir que pueda expresarme libremente en este blog. No sabe que error ha cometido. Además de por educación, se las doy de corazón. Y no digo que se las doy con cabeza y corazón, no sea que alguien piense que ella es la niña de la que hablaba Rajoy.

Visto el número de colaboradores que hay, y la calidad de los mismos, esperaba que a estas horas alguno se hubiese decidido a mandar el primer comentario. Pero en vista de que no es así, lo haré yo. Manda narices que más tímido de ellos, y el menos preparado sea el que rompa el hielo.

Por no ser menos que los demás, empezaré por hacer lo que es lógico después de unas elecciones. Hablaré de la oposición. ¿A quién le preocupa lo que vaya a hacer el Gobierno?

Desde que yo recuerdo, el actual partido de la oposición, con el permiso de UPyD, está en un constante viaje al centro. Un viaje que ni se sabe donde empezó, ni donde terminará.
No se sabe si el centro es una forma de hacer política, ni si es una posición política en si misma.
Si es una forma de hacer política, en la que destaquen la moderación en el lenguaje y en los modales, en el que la prudencia en la crítica este por encima de la precipitación en el reproche y en la que importe tanto lo que dices con el que dirán, hace tiempo que el Partido Popular ya esta en el centro. Es más, si algunos han usado gps en este viaje, estoy seguro que hace tiempo que le ha dicho “en cuanto le sea posible de la vuelta”.

Si por el contrario, es una posición política, que alguien lo defina de una puñetera vez. Si no, se corre el riesgo de que cuando crean que han llegado, lo hayan movido de sitio. Tal y como parece que ocurre en la actualidad. Si no, a que viene este viaje continuo.

Independientemente del equipo dirigente que salga del congreso del partido popular, que se celebrará en Junio, lo verdaderamente importante es el programa político que de allí salga.
Un programa político que inevitablemente tendrá que contentar, o al menos no disgustar seriamente, a todas las corrientes ideológicas que conviven en ese partido. Pero es programa debe de ir dirigido a sus votantes, no a intentar contentar a unos hipotéticos votantes de izquierdas.
Esos hipotéticos votantes, no se van a decidir a votar al PP por que se les haga guiños programáticos. Optarán por el voto al PP cuando su cabreo con el Psoe sea mayor que el reparo que les da el votar a un partido de derechas.

No sirve, al menos a mí, el llegar al Gobierno solamente para quitar al que está. Hay que llegar para llevar a cabo una política determinada. Una política distinta al actual en prácticamente todos los asuntos. Para ello se debe tener un programa claro, y a ser posible conciso. Un programa que después hay que saber vender sin miedo al que dirán.
Si con ese programa se consigue convencer al suficiente número de votantes, perfecto. Y si no es así, será que prefieren la política del actual gobierno. Y para ello, lo mejor es que la lleven a cabo los que creen en ella.

Pues lo dicho, que dejen de viajar, que nos van a acabar mareando.

4 comentarios:

Alawen dijo...

# Fecaji
Bienvenida tu primera entrada a esta tu casa... Ya estamos esperando la siguiente...
No puedo estar más de acuerdo con lo que expones. Ese continuo peregrinar hacia las posiciones más alejadas de los que realmente les apoyan puede costarle muy caro al PP. Incluso la extinción. Por su bien, deben reaccionar. O no, y entonces tendremos que enfrentarnos a eso que tanto miedo nos debe dar a los que los votamos con cabeza pero no con corazón.
Un abrazo.

Bettina dijo...

Buen tema,querido cofrade:

Ahora,debemos y podemos opinar, como votantes del PP, y antes de que se celebre el Congreso en Junio.Somos un colectivo,pequeño todavía, pero válido para hacer llegar a la Ejecutiva nuestro parecer.
Creo que el PP debería dejar de hacer "guiños" a otros sectores del electorado y centrarse en sus propios votantes, exponer sin miedo, con menos conplejos y sí , mucha claridad, porque tratando de hacer lo primero, podría perder incluso ante el electorado con el que ya cuenta.
Una vez clara sus exposiciones,su programa,si tienta a votantes "ajenos", pués mejor que mejor !
Puedo contar mi propia experiencia personal con el diario "El Mundo". Su director ha estado,de un tiempo a ésta parte, tratando de agradar a unos y a otros...con el resultado de decidir darme de baja de su suscripción ,acción que ya llevé a cabo.Este pequeño caso es equiparable a la tibieza posible del PP que no deseo ver nuevamente reflejada después del susodicho Congreso.
Quiero un PP sin complejos,con ideas claras y contundencia en el mensaje. Que se olvide de agradar a todo el mundo, si su programa es así de claro y bueno para España...."el mundo" vendrá al PP.
Termino como tú, cofrade Fecají...."que dejen de marearnos"...

Tannhäuser dijo...

Cofrade fecaji:

Magnífica tu exposición. Como dicen ahora: "se puede decir mas alto, pero no mas claro".

En cuanto a lo que dices de definir qué cosa es el famoso "centro", yo creo que la respuesta es, simple y llanamente: "el PP".

Porque tendemos a creernos que el PP es un partido de derechas, (otro término que convendría definir), como si fuera la continuación de aquél otro del que procede: la antigua Alianza Popular.

Sin embargo, creo que lo mas exacto sería considerar al actual PP como el heredero y sustituto de aquella antigua UCD, pues sus postulados políticos han sido asumidos por el PP y en gran medida, son personas que en su día formaron en las filas de la UCD muchas de las que mas influyen en la línea del partido.

marbal dijo...

Me hace mucha gracia el titular sobre el gasoleo; que me lo digan a mi, si esta caro o no, que cadá vez me cuesta mas llenar el deposito de la calefacción, a este paso me veo el proximo invierno calentandome con una hoguera y haciendo señales de humo, me lo tomo a broma, pero es muy serio.

Me gustaría saber, si el día que el PP. llegue al poder va a bajar los impuestos que gravan los carburantes, porque realmente es muy procupante la subida que han experimentado últimamente.