sábado, 29 de marzo de 2008

Primero dirijamos el foco, después lo encenderemos

La mejor forma de cambiar la percepción de las cosas y así lograr
que la oposición a un determinado tema disminuya es la de cambiarles
la denominación, y llamarlas de una forma más aceptable.

Como matar a un ser humano cuando más indefenso es, estaba mal
visto, en lugar de solicitar la legalización de un asesinato, se le cambia
el nombre y se le llama “derecho a decidir”.
Con este cambio no solo lo hacen aceptable, si no que además quién
se oponga a él es tachado de retrogrado, machista, y todo lo que se
les ocurra.
Además, siguen retorciendo aún más el lenguaje y dicen que las mujeres
están tomando una decisión sobre su cuerpo, como si el feto fuese
un simple apéndice del cuerpo de la mujer, y no un ser totalmente distinto.

Con esto han logrado no solamente evitar la oposición frontal que hay
ante el asesinato, mucho más ante un indefenso, si no que encima lo
plantean como una ampliación de derechos. De esta forma logran poner
a la defensiva a los que están en contra del aborto, ya que en lugar
de estar defendiendo una postura, tienen que defenderse ellos de
las críticas de machistas y retrógrados. Si alguno logra zafarse de esas
críticas, rápidamente cambian la discusión hacia la Iglesia Católica,
diciendo que no se pueden imponer las creencias mediante ley. Como si
la defensa de la vida solo fuese posible si uno es católico.

Cuando a pesar de todo, el que tienen enfrente, en los pocos debates
que hay al respecto, logra salir airosos de este tipo de críticas, o cuando
los defensores del asesinato a través del aborto deciden acabar por la vía
rápida el debate, acuden a la frase “A ti no te obligan a abortar, ¿Por qué
quieres prohibir que lo haga quien si esté a favor de ello?”.
Supongo que los que esto “argumentan” estarán a favor de que se
despenalice el atraco, el asesinato, el maltrato, etc. A fin de cuentas,
a ellos no se les obliga a llevar a cabo esos actos, ¿Porqué prohibirlos
entonces a aquellos que si que están a favor de llevarlos a cabo?

Como a pesar de todo, todavía no es aceptado el aborto tanto como
quisiesen los defensores a ultranza del mismo, vuelven a retorcer el
lenguaje para hacerlo menos desagradable. En lugar de aborto,
lo llaman interrupción voluntaria del embarazo. No te jode, como si fuese
lo mismo que estar meando y decidir que lo dejas para más adelante.
Esto último si que sería una interrupción voluntaria en la que solo uno es el afectado.

Mientras esto no quede claro, no tiene sentido el hablar de los distintos
supuestos en los que hoy en día no esta penalizado el abortar. Para aquellos
que el aborto sea una decisión de la mujer sobre que hacer con su cuerpo,
estos supuestos no son más que un primer paso para la total despenalización
del aborto.

1 comentario:

marbal dijo...

Tienes razón Fecaji, cuando se enfoca mal no se puede ver bien, y eso es lo que todos estos progres estan haciendo con sus denominaciones eufemisticas a determinados actos como el del aborto.

Una mujer puede hacer con su cuerpo lo que le de la gana, siem pre que no albergue en él otra vida, porque esta es independiente y no le pertenece, de manera que mas responsabilidad y menos frivolidad, que la vida de un ser humano es sagrada.